FANDOM


Su nombre, como dice el título, es Jonathan Harker. Es un abogado londinense que trabaja para el Sr. Hawkins, su maestro y mentor. Está comprometido con Wilhelmina Murray. Es enviado a Transilvania, Rumania por el Sr. Hawkins para venderle una propiedad en Carfax al Conde Drácula, el cual vive en un castillo muy antiguo situado en el Desfiladero De Borgo. Su viaje empieza en Londres, sigue en Bukovina, luego para en Bistritz y de ahí toma un tren que pasa por Los Cárpatos hasta el Desfiladero de Borgo, donde un cochero de aspecto sombrío lo deja en las puertas del enorme castillo de Drácula. –“En ese momento nos alcanzó una calesa con cuatro caballos negros como el carbón. Los guiaba un hombre alto, de barba, y con un gran sombrero que le ocultaba la cara. Solo pude ver el destello de un par de ojos brillantes y rojos.”- pág. 29 capítulo I

 Dentro del castillo, es recibido humildemente por el Conde en persona y este lo guía hasta su habitación la cual tiene una ventana con barrotes que da al patio principal. –“Oí ruidos de cadenas, gruesos cerrojos al ser descorridos y una llave que giraba en la cerradura. La puerta se abrió. Dentro había un hombre alto y viejo, con bigote blanco, de rostro pálido a la luz de la lámpara que sostenía en su mano […] -¡Bienvenido a mi casa! ¡Entre libremente y por su voluntad!- Entré y me tendió la mano con tal firmeza que no reprimí una mueca de dolor. Era la mano helada como la de un muerto. Repitió el saludo […] La fuerza de su mano me recordó a la del cochero, a quien nunca había visto la cara. Dudé si se trataba de la misma persona así que pregunté: ‘¿Es usted el conde Drácula?’ Contestó, con un gesto de asentimiento: -Yo soy Drácula-. Pág. 33 y 34 Cap. II. A Jonathan le parece raro que el Conde nunca cene con él y que siempre se ausente en el día. “El conde me dio instrucciones para poder asearme y me dijo que al terminar, encontraría la cena servida en el otro cuarto; entonces se retiró […] Drácula de pie, junto a la chimenea. Cortés, me dijo: -siéntese y cene a su gusto. Espero no se ofenda por no quedarme a cenar con usted, pues ya lo hice” Pág. 34 Cap. II. Un día que Jonathan estaba afeitándose en su cuarto con ayuda de su espejo de mano cuando por atrás aparece el Conde, asustándolo, ya que no lo pudo ver. En consecuencia, se corta un poco la cara. Drácula lo mira con ojos brillantes pero al tocarle el crucifijo que Jonathan recibe de los habitantes de un pequeño pueblo. “Dormí unas pocas horas y decidí afeitarme con ayuda de mi espejito de viaje. En eso estaba cuando sentí una presión sobre mi hombro.[…] Me sobresalté y no entendía por qué no lo había visto a través del espejo. Por el susto me corté un poco la cara. […] Los ojos de Drácula brillaban al ver la sangre correr por mi barbilla. Me agarró por el cuello pero me soltó al rozar mi crucifijo.”' Pág. 40 capítulo II

Dentro del castillo es atacado por 3 vampiresas que parecen estar relacionadas con el mismísimo Conde, seduciendo a Jonathan para intentar de beberle la sangre. “La luna iluminaba frente a mí a 3 mujeres jóvenes […]. Dos eran morenas, tenían la nariz aguileña como el conde y grandes ojos penetrantes, casi rojos. La otra era muy rubia con un cabello abundante y dorado. Los dientes largos de las 3 resplandecían como perlas y contrastaban con el rubí de sus labios […]. La joven rubia hacía un gesto de negación con la mano, mientras otra le decía:-¡Vamos! Se tú la primera. Tienes derecho a ser la que empiece-[…]. Al curvar el cuello, se relamió los labios como un animal y vi sus dientes blancos y afilados. Sus labios se pegaron a mi garganta y noté su aliento cálido sobre mi cuello […]. El corazón me palpitaba con violencia. En ese instante, llegó el Conde” Pág. 48-49 Cap. III

Luego de darse cuenta de que es prisionero en el castillo de un ser demoníaco, Jonathan decide escapar, pero en el camino se enferma de encefalitis. Termina en una casa cerca de Budapest, en donde es cuidado por una comunidad de hermanas religiosas. “Distinguida señorita, escribo a ruegos del señor Jonathan Harker, quien se encuentra débil para escribir pero en franca mejoría. Hace 6 semanas que lo cuidamos, pues trajo una violenta encefalitis. […]

PD: Mi paciente se ha dormido y aprovecho para abrir la carta y contarle por mi cuenta, señorita, que él me habla mucho de Ud. y pronto se casarán. […] Está teniendo sueños malos donde habla de venenos, lagartos, lobos, espectros, sangre, demonios y otras cosas que no me atrevo a mencionar. […] Aquí está bien atendido y a todos ha caído simpático por su amabilidad. Tienen ustedes por delante muchos días de felicidad y así se lo pido a Dios, a San José y a Santa María. Pág. 84 Cap. VIII

Su mayor participación es cerca del final del cuento, cuando conoce a Van Helsing, Dr. Seward, Quincey Morris y los otros y revisa la casa que le vendió al Conde. “[…] Me encontré ante una puerta de roble, reforzada con fajas de hierro. La abrimos con otra ganzúa. Era un recinto pequeño, cerrado; con olor a tierra, aire viciado y lleno de miasmas… […] Me da náuseas pensar en ello ahora.

Hicimos la inspección de los cajones: había 29, de los 50 que habían llegado. Varias veces nos asustamos. Yo mismo creí ver en la oscuridad brillar los ojos rojos del Conde, y Lord Godalming tuvo la misma impresión por un momento. Vi a Morris salir apresurado de un rincón que había registrado: -¡Hay algo extraño allí!- Gritó. Nos acercamos, nerviosos, y en el suelo brillaban como luciérnagas ojos de docenas de ratas. […] Lord Godalming sacó un silbato de plata de su bolsillo y emitió una llamada lenta y estridente. Enseguida aparecieron 3 terriers. […] Lord Godalming tomó a uno de ellos en brazos y lo depositó en el suelo de la capilla. […] Se abalanzó sobre las ratas. Los otros dos, introducidos de la misma manera, hicieron lo suyo también. […] Seguimos registrando la casa y las otras zonas, acompañados por los perros y no encontramos más que polvo. Van Helsing quedó satisfecho cuando, al caer el día, decidió regresar.”' Pág. 150-151 Cap. XIX

Luego de este episodio en la casa del Conde en Carfax, Jonathan y compañía van a los distintos hogares del Conde a destruir sus tumbas así no tiene donde descansar durante el día.

“Drácula irrumpió con un salto inhumano. Ninguno pudo interceptarlo. […] Nos abalanzamos todos contra él. Yo no sabía si nuestras armas mortales nos servirían, pero Harker, […] lanzó una feroz acometida. La diabólica rapidez del Conde impidió que la hoja le arrancase el corazón. […] Yo sostuve en alto la hostia y la cruz, y el conde retrocedió; los demás me imitaron. […] En otro movimiento veloz, el Conde se agachó […] pasó por debajo del brazo de Harker y salió por la ventana. Pág. 165 Cap. XXIII

Después de lo sucedido, Jonathan y compañía deciden perseguir al Conde en su viaje a Transilvania. Tienen distintos métodos pensados: Por tierra, usando un carruaje o en caballo, o por mar, en una lancha a vapor.

“Lord Godalming es rico, y el señor Morris también, y ambos están dispuestos a gastar sin reparos. Así nuestra expedición se organiza rápidamente y bien equipada. Consiguieron una preciosa lancha a vapor. Y media docena de caballos.

Lord Godalming es un navegante experto. Marchamos de noche y nos turnaremos para dormir.

El frío de la madrugada es tremendo. Hasta ahora solo nos adelantamos a unas pocas embarcaciones pequeñas, y ninguna llevaba lo que vinimos a buscar. Una tripulación nos confundió con una lancha del gobierno y nos trató con sumo respeto.

Al llegar a Fundu, compramos una bandera rumana y la pusimos en nuestra lancha. […] Desde que la llevamos, nadie nos pone obstáculos para registrar las barcas.

No pudimos alcanzar al conde con la lancha. Hemos conseguido caballos y seguimos tras él. Pág. 181-182 (Cap. XXVI) 187 (Cap. XXVII)

Pasada toda esta situación de persecución, el grupo de Jonathan al fin llega a donde paró el carruaje que contenía la tumba de Drácula: la puerta de su castillo. Ahí, Jonathan tiene el completo honor de clavarle la estaca al Conde ya que había infectado a su prometida.

“[…] Pero en ese momento el gran machete de Jonathan le cortó el cuello, y el cuchillo de Morris le atravesó el corazón. Fue como un milagro: el cuerpo se desintegró y desapareció por completo. […]” Pág. 190 Cap. XXVII

El método utilizado de comunicación utilizado por este personaje es un diario privado.

Ad blocker interference detected!


Wikia is a free-to-use site that makes money from advertising. We have a modified experience for viewers using ad blockers

Wikia is not accessible if you’ve made further modifications. Remove the custom ad blocker rule(s) and the page will load as expected.